Una vasija antigua

Zhang Yuqing, descendiente lejano de Zhang Qixian, quien fuera conocido por la historia china como Wending, vivía en Xiaoshui, en el condado de Yiyang de la Prefectura de Xijing.

Un día descubrió una vasija antigua enterrada en el campo. Le pareció llamativa y decidió ponerla en su estudio como florero.

Aquel invierno fue extremadamente riguroso y una noche olvidó vaciarla de agua por lo que estaba seguro que al día siguiente habría reventado por el hielo. Sin embargo, para su sorpresa, observó que dentro de la vasija el agua no se había hecho hielo cuando todo a su alrededor estaba helado.

Otro día, después de añadir agua caliente, comprobó como se había mantenido la temperatura durante todo el día. Aprovechando esta característica, cuando en alguna ocasión iba de excursión con amigos, llevaba la vasija en la cesta de la comida. Así, disfrutaba de agua lo suficientemente caliente como para hacer té.

Todas estas circunstancias le indujeron a pensar que no se trataba de una vasija normal y corriente.

Pasado un tiempo, desafortunadamente, debido al descuido de uno de los criados borracho, la vajilla cayó al suelo y se rompió en pedazos.

Su interior no se diferenciaba de una vasija normal pero, curiosamente, en su base se descubrió un doble fondo del grosor de dos dedos donde había pintado un magnífico dibujo de un espectro sosteniendo una antorcha encendida.

Nadie supo decir de donde procedía ni en que época fue hecha aquella vasija.

De los cuentos recopilados por Hong Mai  洪邁 (1123-1202) en el libro
Yi jianzhi 夷堅志 (Documentos de Yi Jian)