Trucos de villanos

Los villanos y  tramposos conocen un montón de trucos y recursos, y no les falta ocasión para utilizarlos hábilmente. Cuando era niño me contaron estas dos historias:

Una familia de nuestro pueblo relataba como una noche se escucharon pisadas en el patio.  Sospechando de un ladrón buscaron con antorchas en todos los rincones de la casa pero no encontraron a nadie. Así, abandonaron la búsqueda pensando que se trataba de ruidos producidos por algún fantasma travieso.

Un ladrón que había oído la anécdota, aprovechando una noche oscura se coló en la casa. Los de la familia volvieron a oír ruidos pero esta vez pensaron que se trataba del fantasma y se fueron a dormir. De esta manera el ladrón saqueó la casa a sus anchas y se marchó cargado con un buen botín.

Se cuenta también la historia de un juez que defendía a ultranza el confucianismo y, por el contrario, rechazaba el budismo mostrando una fuerte aversión por los monjes de está religión. Un día el abad de un templo budista cercano recurrió al magistrado para denunciar un robo.

El juez le reprendió con el siguiente argumento:

—¿Si Buda no es poderoso por qué habría de disfrutar de los ritos sacrificiales? ¿Si, por el contrario, Buda es poderoso por qué no castiga él mismo al ladrón en vez de molestar a las autoridades?

Con estas palabras despidió al monje y luego dijo con aire de suficiencia:

—Si todos los magistrados sobre la tierra usaran mis métodos,  los monjes desaparecerían por decisión propia.

El abad resultó ser un hombre ingenioso y de recursos. Organizó una oración pública de arrepentimiento delante del santuario con todos sus discípulos y al mismo tiempo mandó que un mendigo se arrodillara delante de las puertas del templo mientras sostenía con sus brazos ropa y artículos de uso doméstico. En consecuencia, la gente del lugar creyó que Buda había manifestado su poder haciendo que el ladrón se entregara y esto provocó que aumentaran las donaciones. De esta manera el monje consiguió sacar provecho de una situación adversa.

Con el fraude desenfrenado que hay en nuestro mundo, ¿cómo puede un juez manifestarse sobre estos asuntos simplemente aferrándose a su tozudez?

紀昀  Ji Yun