Los mares se tornan campos de zarzas

沧海桑田

cāng hǎi sǎng tián

El proverbio expresa la transitoriedad de la vida del hombre comparada con la duración dilatada de siglos y edades del universo.

La leyenda cuenta como hace mucho tiempo un inmortal, llamado Wang Fangping, un día decidió visitar a un hombre que se llamaba Cai Jing.

Antes de la llegada del inmortal, la familia de Cai escuchó música celestial flotando en el aire. Después vieron como descendían en su patio un grupo de músicos sobre lomos de unicornios y como, poco después, aparecía Wang y su séquito.

Wang llevaba una cinta de cinco colores. Estaba sentado en su carroza tirada por cinco dragones. Los guardias que le escoltaban eran todos tipos recios y portaban banderas de diferentes formas y colores.

Cuando Wang puso los pies en el suelo todo el séquito, incluso los músicos, desaparecieron. Wang ordenó a un sirviente invisible que invitase a Ma Gu a cenar con él.

La familia Cai supuso que Ma Gu debía ser otra inmortal y estaban ansiosos de saber como era.

Pocos minutos después, oyeron al sirviente invisible decir a Wang que Ma Cu estaba de inspección en Penglai, una isla mitológica del Mar del Este, y que volvería para reunirse con Wang tan pronto como terminase la inspección.

Cuando finalmente llegó, Cai y su familia se sorprendieron al ver que Ma Gu era una joven diosa que llevaba un original vestido bordado de seda.

Wang dio la bienvenida a la joven y ordenó a los sirvientes invisibles servir la cena.

Durante la cena, la joven diosa comentó a Wang como desde que ella era inmortal había visto ya tres veces como el gran Mar del Este se había tornado un enorme campo de zarzas y como, a su vez, había vuelto a transformarse de nuevo en mar.

—Durante mi última inspección he visto como el mar se está haciendo poco profundo otra  vez. Sospecho que pronto volverá a ser tierra. Estoy convencida de que estos cambios se experimentarán por toda la eternidad.— Comentó la joven inmortal.

Después de la cena, los dos inmortales dijeron adiós a la familia Cai y se fueron de la misma manera que habían llegado.

Leave a Reply