Dos adivinos

Cuenta la historia que cuando Wu Sangui, príncipe de Pinxi, se levantó en armas en  Yunnan contra la corte Qing, un alquimista versado en el arte de leer el futuro decidió ofrecer sus servicios al Príncipe Wu. En su camino a Yunnan se encontró con un hombre que a su vez iba a servir al príncipe.

Viajaron juntos un tiempo compartiendo habitación para dormir. Una noche, cuando el segundo hombre yacía al lado de la pared del Este de la habitación, el alquimista le dijo:

—Sería mejor que no durmieses ahí porque esa pared se va a derrumbar esta noche.

El segundo hombre ni se inmutó.

—Tu predicción no es del todo precisa—dijo.— Efectivamente, la pared va a caer pero no hacia dentro sino hacia fuera.

Más tarde por la noche se confirmó su predicción y, ciertamente,  la pared se derrumbó cayendo hacia el exterior.

Me parece una historia difícil de creer. Si ese hombre era capaz de adivinar en qué dirección iba a derrumbarse la pared ¿Cómo es posible que errase al  prever la inevitable derrota de Wu Sangui?

紀昀  Ji Yun

Leave a Reply