“Crisis” en chino no significa “peligro” + “oportunidad”

Un refrán chino afirma que una mentira por más que la repitan tres personas sigue siendo una mentira. Y una mentira es lo que nos ocupa en estas líneas. Una mentira que últimamente parece repetirse con sorprendente frecuencia en los medios de comunicación.

Crisis en chino no es peligro más oportunidad

Crisis en chino no es peligro más oportunidad – Camesasoft.com

Enchufamos el televisor y coincidimos  con un debate de actualidad donde varios tertulianos  porfían sobre la crisis económica. Se intercambian opiniones apasionadas de economía. Se defienden teorías contrarias y se rebaten argumentos de un lado para otro del plató. A cada intervención se eleva el interés por saber quien defiende el punto de vista mas acertado… cuando de pronto alguien  tratando de poner una nota exótica y culta a la batalla dialéctica afirma que deberíamos aprender de los chinos, pues en chino  la palabra “crisis” se escribe con los caracteres “peligro” y “oportunidad”. Después sigue un breve discurso auto complaciente de la verdad contenida en dicha aseveración.

-¡Fantástico! Es una idea propia del taoísmo, ejemplo de la asimilación de opuestos, del éxito tras el fracaso, el más tras el menos, el yin y el yang,… Esto… ¡Pues va a ser que no!

Siento interrumpir una argumentación tan inspiradora y llena de sabiduría oriental, pero:

¡”Crisis” en chino NO es “peligro” + “oportunidad”!

-¡Pues vaya! ¡Ahora me has chafado! ¿Entonces de dónde surge esta afirmación tan “new age”?

Vamos por partes. Crisis en chino se escribe 危机  pronunciado  “wēi jī” (la “j” suena como en inglés). Efectivamente, la palabra está compuesta de dos caracteres que, como en muchas palabras chinas, forman una sola idea con un significado propio e indivisible, independiente del significado de cada una de ellas.

Con todo, vamos a analizar los dos caracteres por separado.

– 危 wēi adquiere los siguientes significados:

  1. peligroso, peligro.
  2. alto, elevado, escarpado.
  3. moribundo, agonizante
  4. Nombre de una constelación.

-机 jī también escrito de forma tradicional  機  ,  por sí solo tiene el significado de:

  1. resorte, invención.
  2. Cambio súbito.

Pero Ji además es una de esas palabras polivalentes en chino que unida a otros caracteres determina ciertas significación como: máquina, fuerza motriz, importante o cambio. Por ejemplo:

  • 飞机 fēi jī avión
  • 手机 shǒu jī teléfono móvil

Ji también puede formar palabra con hui:  机会  jī huì en este caso adquieren los dos caracteres juntos el significado de oportunidad u ocasión.

Y es probablemente aquí de donde procede la confusión de creer que “ji” por separado también posee el significado de oportunidad. Sin embargo, haríamos mal en precipitarnos a esta conclusión por cuanto demostraría el desconocimiento de la formación de palabras en el idioma chino.

Weiji significa crisis, ni más ni menos, pero en todo caso, analizando sus caracteres, “weiji” significaría: punto, situación peligrosa o momento crítico, de peligro.

En conclusión, si alguna vez volvemos a oír la tan manida expresión de crisis = peligro + oportunidad, podemos llevarnos las manos a la cabeza con gesto de incredulidad pues ya sabemos que nuestro interlocutor profiere un mensaje ideológico interesado o simplemente ignora lo que dice, pues tanto en China como en la Patagonia el significado de la palabra crisis está más próximo al dolor que a la oportunidad.

Yang Zhu – Respeto a la vida

Yan Pingzhong pidió a Guan Yiwu que le hablase sobre el respeto a la vida.

Guan Yiwu dijo:

—Basta con dejar que la vida transcurra libremente, sin represiones ni obstrucciones.

Como Yan Pingzhong quisiera saber más, Guan Yiwu habló así:

—Sea permitido al oído oír lo que le plazca, al ojo ver lo que le guste, a la nariz oler lo que le agrade, a la boca decir lo que le satisfaga, al cuerpo disfrutar de la comodidad y a la mente que haga según su deseo.

Al oído le gusta escuchar música, a su prohibición yo lo llamo obstrucción del oído.

Al ojo le gusta ver lo bello, y si no se le permite contemplar la belleza, yo lo llamo obstrucción de la vista.

A la nariz le gusta oler el perfume y si se le priva de ello, yo lo llamo obstrucción del olfato.

A la boca le gusta hablar de lo verdadero y de lo falso. Si no se le permite hablar de ello, yo lo llamo obstrucción del entendimiento.

Al cuerpo le gusta la buena comida y la vestimenta delicada. Si eso no se le permite, yo lo llamo obstrucción de los sentidos sensoriales.

A la mente le gusta la paz y la armonía. Si no se le permite ese deleite, yo lo llamo obstrucción de la naturaleza de la mente.

Todas estas obstrucciones son la causa del más incómodo malestar.

Evitar las obstrucciones y disfrutar con serenidad hasta el día de nuestra muerte, aunque solo sea un día, un año o diez años, es lo que yo llamo respeto a la vida.

Por el contrario, el cultivo pernicioso de las causas del malestar y la incapacidad de su eliminación, el soportar una vida penosa aunque sea tan larga como cien, mil o diez mil años, no lo llamaría yo respeto a la vida.

Guan Yiwu dijo:

—Ya que te he pedido que hablases sobre el respeto a la vida, por favor háblame ahora de la muerte y sus funerales.

Yan Pingzhong dijo:

—Dar sepultura a los muertos no tiene tanta importancia, ¿qué puedo decirte sobre ello?

Guan Yiwu replicó.

—Me gustaría oírte.

Yan Pingzhong respondió:

—¿Qué importa cuando muera? Pueden enterrar mi cuerpo o arrojarlo a aguas profundas o incinerarlo o dejarlo sin enterrar. Pueden  depositarlo en una cuneta, envolverlo en una estera o cubrirlo con preciosos adornos y lujosos brocados y alojarlo en un sarcófago de piedra. Todo ello poco importa, es puro azar.

Guan Yiwu miró a Bao Shuya y dijo:

—Los dos hemos avanzado en el conocimiento del Tao de la vida y de la muerte.

楊朱 Yang Zhu, (370-319 a. C.)