Un estornudo muy potente

Fu Huangzhong, magistrado del condado de Zhuyi en la dinastía Tang, relataba una historia verídica que le había sucedido a uno de sus antiguos colaboradores.

Este hombre había asistido a una fiesta donde acabó muy borracho. A pesar de las advertencias, ya de noche, insistió en volver solo a casa. De hecho, regresaba caminando por un sendero montañoso cuando, debido a su embriaguez, tropezó y  cayó al suelo quedándose dormido al borde de un precipicio.

Merodeaba por la zona un tigre que al oler carne humana se aproximó. Por una extraña casualidad, el pelo de las barbas del tigre se metió entre las narices del hombre produciéndole un estornudo de tal violencia que, sorprendido el gran gato, dio un salto hacia atrás y cayó por el precipicio. Como consecuencia de la caída el tigre se quebró el espinazo y fue capturado por el borracho.

Taping Guangji 太平廣記